ENTRA EL SORTEO CON RWS

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Munición defectuosa

La munición ha mejorado muchísimo en las últimas décadas y cada vez es mas inusual encontrarnos problemas con ella.

Dicho esto, quizás el fallo más frecuente, aunque poco habitual, y ante el que hay que actuar con precaución sea cuando una vez disparado el gatillo, no se produce el disparo.  Se trata de una situación primero desconcertante, y segundo, potencialmente peligrosa.

Cartucho percutido en dos ocasiones sin que se produzca el disparo (problema de fabricación en el pistón)

Antiguamente este tipo de problemas se producían principalmente o por fallo en el fulminante o por humedad en la pólvora.  Habitualmente hoy estos fallos pueden tener estos orígenes:

  • Aguja percutora rota.  Mas frecuente en escopetas o rifles express paralelos o superpuestos .  La reparación suele variar en función del modelo de arma pero puede rondar entre los 50 a los 150 euros la reparación.
  • Cartucho mal "percutido".  La aguja no golpea con la fuerza necesaria o la profundidad suficiente para "encender" el fulminante del pistón.  Esto puede deberse a:
    • Muelle de la aguja percutora debilitado (específico en algunos modelos de escopeta solamente y quizás rifles monotiro antiguos).
    • Pistón levemente hundido.  Se trata de un defecto de fabricación en el cartucho en el que el pistón está 0,5mm hundido y la aguja no llega con suficiente profundidad.   Me ha pasado con un cajón concreto de cartuchos "fiocchi" y solo con una de mis escopetas (que quizás tiene las agujas algo cortas).
  • Fallo en el pistón o en el fulminante.  Solo me ha pasado en una ocasión específica con 3 cartuchos de una misma caja de munición Decathlon.  Una vez disparados "muchos", solo me ha pasado con una caja específica y con 3 cartuchos.
  • Aguja sucia, ha quedado "retenida" y con presión.  El escenario mas peligroso ya que se puede "liberar" en cualquier momento y producirse el disparo de manera inesperada.
La cuestión es cómo actuar en estos casos.  Ante la situación de haber apretado el gatillo y que no se produzca el disparo, lo primero es la seguridad.  Aunque lo mas probable es que no pase nada o que sea el típico fallo de no haber quitado el seguro, es importante actuar con precaución.

  • Esperar unos segundos.  No pasa nada por esperar unos segundos... no hay lance que merezca arriesgar la seguridad.  Esperaremos 5-10 segundos con el cañón apuntando a una zona segura y aferrando el arma con fuerza en posición de disparo.
  • Accionaremos el seguro y retiraremos el dedo del gatillo.
  • Pasado unos segundos, abriremos el cerrojo, mecanismo de apertura del arma, alejando nuestra cara de la zona de apertura/salida del casquillo/cartucho.  Lo haremos lentamente, sin brusquedades ni golpes.
  • Extraeremos el cartucho con cuidado y lo apoyaremos a una distancia de nuestra postura.  Lo primero es ver si el pistón está percutido o no.  Si no lo está, el problema está en el arma y debemos ver si es una rotura de aguja o suciedad (más peligroso).  Si lo está, es un fallo en la munición.
Ante la duda.... actuar con cautela....

No hay comentarios:

Publicar un comentario