martes, 6 de febrero de 2018

Prueba a fondo: 30.06 Merkel RX Helix y Aimpoint H2

Wildboar fever... Franz Albrecht Oettingen Spielberg... uno de los grandes cazadores de nuestro tiempo... suele cazar con Sauer o con Merkel, con 308 y aimpoint... y aunque el video siempre muestra los aciertos... la verdad es que la combinación es letal.



Empujado por la maniobrabilidad de Franz, llevo media temporada cazando en montería con un Merkel RX Helix Explorer en calibre 30.06 con un Aimpoint Micro H2.

Aunque siempre he sido fan de calibres magnum, lo cierto es que, como ya hemos hablado muchas veces, no siempre son los mas efectivos en determinadas circunstancias y no siempre hace falta tanta "pegada".

Sensaciones con el Aimpoint H2


A priori, destacar la calidad en la que viene el Aimpoint: caja que aunque de cartón, de presentación correcta, llave para el ajuste, manual...
El Aimpoint incorpora unas "tapas" transparentes para días de lluvia y proteger la lente.  Tb dispone de dos tornillos para regular el alza y la deriva del disparo.
Nada mejor para probar el encare que uno de mis rifles favoritos, el RX Helix al que estoy muy acostumbrado.  Rubén de la armería Jualgo me convence sobre montarlo en la base mas alejada de las que incorpora el rifle.
308 con el Leica Magnus y freno de boca y 30,06 con Aimpoint Micro

El encare es bastante rápido e intuitivo y la verdad es que regulando la intensidad de manera apropiada, permite el disparo con ambos ojos abiertos, de manera muy muy intuitiva.
Lo he probado en tres monterías y en tres situaciones distintas, puesto largo, puesto muy corto y día de intensa lluvia con tiradero corto.
Empapado!
He de decir que en la primera jornada de caza, fallé un guarro de buen porte por confundir el punto de mira de fibra que incorpora el rifle con el propio punto rojo.  Para evitar esto en otros lances, cubrí el punto de mira con cinta aislante negra y subí la intensidad del punto rojo.  En otro lance, eché de menos los 4-5 aumentos que uso normalmente en puestos largos.  Salió macareno de buen porte a la carrera a unos 150 metros y lo fallé por quedarme trasero.  Achacable a un calibre algo mas lento... y sobre todo a no adelantar lo suficiente.
En la segunda jornada, se trataba de un puesto de cortadero muy sucio con intensa lluvia de principio a fin.  En esta ocasión, no quité las tapas protectoras y al principio, no noté problema alguno.  Pasada una hora, descubrí cierta acumulación de condensación dentro de las tapas.   Al encarar el rifle, veia el punto rojo difuminado... subí la intensidad de nuevo, casi al máximo y he de decir que funcionó perfectamente, asegurando dos lances a escasos metros.
La tercera ocasión se trataba de un puesto cerrado con tiradero entre retamas, cortísimo.  El conjunto se porto de maravilla permitiendome dos lances exitosos. 

El 30.06


Acostumbrado a calibres magnum, afrontaba las 3 monterías con cierta inseguridad, motivada por una menor pegada y por una menor velocidad para lances largos.  Mis sensaciones han sido óptimas en todos los sentidos.  En este caso, cazaba con unas Hornady SST en 180 grains y mata de sobra y no perdona más que un 300WinMag.  En cuanto al retroceso, definitivamente es mas suave que un 300 o un 7mm.  Sin ser una medida "científica", diria que el retroceso es un 30-40% inferior.



Otros dos detalles que lo hacen muy atractivo:
- una caja de 20 balas pesa bastante menos que una del 300 y abulta bastante menos.
- al no ser un calibre magnum, el cañón del arma es bastante mas corto, resultando muy manejable. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario