jueves, 15 de marzo de 2018

Campo de tiro I

Aunque siempre es un buen momento para visitar el campo de tiro, quizás marzo es el mes de las pruebas, de verificar el centrado de nuestro rifle, incluso de cambiar de marca de munición o de peso en la punta de nuestras balas.



Recordemos que aunque sea el mismo fabricante, a diferencia de peso en la punta,  normalmente cambia el punto de impacto de nuestros disparos.  También cambia el punto de impacto si cambiamos de pólvora (tipologia de carga o marca o modelo de munición).

Como norma general, polvoras mas potentes elevaran el punto de impacto y puntas mas pesadas, desdecenderán el punto de disparo.

De cara a verificar el punto de impacto, la mejor manera es utilizar un banco de apoyo completo, es decir, que apoye la parte delantera del cañón y la propia culata.  En algunos campos de tiro los alquilan, aunque de no haberlos, podemos emplear un apoyo delantero tradicional.  Cargaremos la bala con el seguro accionado y nos apoyaremos de la manera mas cómoda posible, esto implica no estar acostado sobre el rifle, ni demasiado recto, encararemos el rifle con pocos aumentos e iremos subiendo aumentos, relajando nuestra respiración.
Una vez, estemos centrados en el objetivo, quitaremos el seguro solo después de verificar que podemos realizar el disparo de forma segura y la cancha esta disponible.  Trataremos de mantenernos inmóviles y aqui hay quien recomienda llenar los pumones y contener la respiración para realizar el disparo y hay quien recomienda exalar todo el aire que podamos de nuestros pulmones y en "apnea", realicemos el disparo.  Cualquiera de las dos técnicas busca eliminar la oscilación producida por la respiración.  
Mi preferencia es llenar los pulmones y contener la respiración, ya que la segunda require bastante práctica.
Apoyaremos el dedo en el gatillo (atención si el gatillo es muy sensible o incorpora "pelo" ya que probablemente con solo apoyar el dedo puede producirse el disparo), presionandolo de manera progresiva con la punta de nuestro dedo.  

Existe un "error" muy común e involuntario que consiste en cerrar los ojos de manera involuntaría justo antes de realizar el disparo.  Se trata de algo muy común que sucede de manera "autónoma" a todo tipo de tiradores y que se produce en calibres mas pesados y que se puede "entrenar"... se entrena "forzando", y la mejor manera de aprender es con un calibre bajo como el .22LR



En ocasiones y si no practicamos muy habitualmente en tiro "estático", puede que nuestros disparos se nos vayan a los lados, lo comentaremos en una próxima entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario